14 octubre, 2015
  
Categoría: El Método

Señor Enfadado

 

El mundo está lleno de gilipollas.tablet_sketch__large_angry_man Es así. Lo mires como lo mires.

Leyendo esto, seguramente has pensado: ¡Pues igual el gilipollas eres tú por escribir eso!

Pues sí. Soy gilipollas. Y partiendo de esa base me voy a desquitar porque de veras, solo veo idiotas. Siempre hay gente que no lo es y me quito el sombrero ante ellos, ¡les admiro!

Pero observo a mi alrededor y parece que estamos a pocos años de llegar a la realidad de la película Idiocracia.

Vas en el autobús y solo escuchas chorradas en las conversaciones de los demás. Andas por la calle y ves a la gente corriendo con sus móviles pegados al cuerpo como si fuese un adorno y no una cosa que emite infinidad de ondas electromagnéticas. De repente observas que un montón de chicas son clones unas de otras, y que los hombres llevan todos la misma barbita y el mismo corte de pelo. Mismos ropajes, mismas palabras estúpidas.

Lo del fútbol ya no da para más, de veras. La lógica en lo que rodea a este deporte no existe. Gente odiando a otros por los colores de su camiseta. Hoy te quiero pero cuando te pones otra camisa ya te odio. Y los jugadores…, los nuevos héroes, la mayoría no son más que idiotas.

La opinión política media es irrisoria. La mayoría no tiene ni idea de lo que habla cuando habla. Sienten miedo cuando se les pregunta por algo serio, porque no les funciona el cerebro y no saben pensar y tienen que recurrir a los argumentos rancios que les ofrece la televisión. Pero como ni siquiera les interesa, cogen el primer tópico que se les pone en bandeja. Ya sé que es difícil pensar por uno mismo, pero ¿y si por lo menos se cogen varios puntos de vista y se sopesan? ¿Eso ya es demasiado?

Si ves las entrevistas que se han realizado a pie de calle en algunas ciudades importantes sobre la independencia catalana…, es para preocuparse. No por lo que dicen, que también, sino porque no se observa ninguna lógica cognitiva detrás, repitiendo como papagayos lo que dicen los medios. Encima han sido guiados hacia un tema de conversación elegido para la ocasión en pro de los intereses de la gran banca.

A tus vecinos se la suda que la OTAN haya traído el gran ejército a sus tierras. Les da igual que haya guerras y que mueran niños fuera de las fronteras. Saben que las bebidas azucaradas matan pero las siguen tomando, son conscientes de que el alcohol atrofia el cerebro pero toman sus cervecitas diarias.

Cuantas veces habré escuchado eso de “soy consciente de lo que hay detrás de la industria ganadera y de lo que les pasa a los animales hoy en día, pero qué quieres que haga”. Y así, se limpian conciencias mientras se comen una hamburguesa que salió de una pobre vaca que nunca vio la luz del sol ni pudo dar dos pasos seguidos. Eso sí, a todos nos gustan los vídeos de gatitos. ¡Qué bonitos los animales cuando son felices! ¿Verdad?¡¿Verdad?!

 

Cada día nos coartan más y más la libertad, pero todavía hay quien no solo lo justifica sino que cae en la trampa y acepta y fomenta los argumentos que le dan para esa pérdida. Esclavos fieles. Muchos han visto cómo ha sido el timo de la crisis y cómo un montón de personas han sido desahuciadas, pero ellos siguen pidiendo hipotecas. Y cuando les explicas el fraude de la creación del dinero, les da igual, solo persiguen ciegamente ese sueño americano que se ve en las películas. Unas películas que marcan nuestra realidad hasta la saciedad y que cada vez son menos sutiles con su venta de ideas encubiertas… Pero da igual, el ser humano ya no sabe ver, está cada día más ciego.

Millones de ojos siguiendo esos concursos de televisión en los que hay un jurado no electo que humilla al iluso concursante, futuro muñeco roto. Sometimiento absoluto a unos papanatas a los que nadie ha elegido. ¿Nos suena? Troika, Bildelbergs, etc… Basura embutida en una caja directa al cerebro. Mil neuronas muertas en cada visionado.

Y en España, Gran Hermano 16. Pueden estar tranquilos todos los españoles por el tema del Nuevo Orden Mundial y la futura esclavitud de la raza humana, pues está claro que si hay un pueblo inofensivo y al que no hace falta esclavizar con violencia ese es el español. Para qué molestarse en meter chips en los cerebros de la gente si solo tienes que poner en antena Salvames, Mujeres, hombres y viceversas y mierdas similares…

¿Y por qué mirar al cielo? Se la suda que las nubes cada día sean más raras. Ven aviones dejando estelas por todo el horizonte, pero ehhh, “que en el Menéame han enlazado una noticia que dice que los magufos son idiotas y que eso es mentira”. ¡A la mierda!

Y ahora la NASA ha dicho que hay agua en Marte…, y muchos de los escépticos se sorprenden y aplauden. Pero ¿no llamabais conspiranoicos a los que os presentaban pruebas sobre esto? En el mundo de la conspiración se dicen muchas chorradas, pero a veces se acierta. Y me hace gracia esa negación sistemática de todo lo que no viene de los medios convencionales. Sin ni siquiera escuchar argumentos. Si hace tan solo un mes, a toda esa gente que ahora aplauden, les hubiéramos dado pruebas de que hay agua en Marte, nos hubieran mandado a freír espárragos.

¿Será culpa del sistema educativo el que casi todos seamos medio tontos? Es muy posible, al fin y al cabo desde pequeños nos enseñan a memorizar y casi nos obligan a no aprender a pensar.

Cada día veo a gente válida en puestos de mierda y a gente de mierda en puestos que requieren a alguien válido. Y eso es porque el propio sistema se ha vuelto gilipollas. O tal vez nos idioticen con químicos…

 

La verdad es que estoy acabando el “artículo” y de tanto quejarme ya estoy menos cabreado. ¿Qué hago…?, ¿publico o no? Jajajaja. Me he liberado escribiendo y ya no me parecen todos gilipollas, y mucho menos usted, estimado lector. Aunque un poco dormidos sí que están algunos…, muchos….

 

Despierto pero perdido”.

 

 

  

3 comentarios sobre 'Señor Enfadado'

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.